Amiga mía

Se que te sientes sola, se por lo que ahora pasas y aunque no se como ayudarte, desearía que hubiera fuego en esas brasas. Que te dé calor hasta lo más profundo del alma. Que te hable de amor, un suspiro vuelto calma y una flor por la mañana, te alegre el corazón.

Quisiera poder borrarte esa tristeza, abrazarte hasta que se esfume tal fuerza que no te permite seguir, como un dolor de cabeza. Eres una aurora nunca antes vista, si pudieras verte así, con esa sonrisa, no te darías prisa, no te irías de ti.

Por eso amiga mía, te deseo noche y día lo mejor de la vida y aunque no puedas encontrarte, aunque no sientas empatía, hoy es un buen momento para opacar ese tormento y despertar tu Sol a que brille en el firmamento.

V. M. G. N.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *