Caja mágica

Estoy cada día, entre escribir de emociones y de algunas fantasías. Entre discursos sin espectadores y ensayos como borrador.

Estoy escribiendo un artículo sobre el corazón, pero referencias me faltan porque no encuentro nada interesante, más que todo este dolor.

Estoy frente a una caja mágica que hace grabar mis memorias, mis suspiros y uno que otro tormento. Estoy dialogando con ella, entre mi soledad y mi pasión.

Estoy escribiendo, pero ya no escribo mucho del amor. Estoy en pausa, estoy juntando las palabras, los sentimientos y los desvelos para aquello que en verdad me inspire, me inspire a ser yo.

Escribo, es lo que se hacer, no muy bien, pero te pido que mientras leas este escrito, tu caja mágica no te haga pestañear.

V. M. G. N.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *