Y tú, ¿Sabes quien eres?

Últimamente he pensado mucho en lo que reflejo hacia la gente. No lo comento como un estado de importancia o porque considero la opinión de los demás acerca de mi persona.

No es porque quiera decir con esto que no me es de interés mi alrededor, solo que parece ser que no soy comprendido, ni por mi mismo. Y es la estúpida idea de querer neutralizar todo, encajar con los demás para compartir momentos, pero es cuando me doy cuenta que me estoy perdiendo.

He tenido conflictos internos queriendo resolver rompecabezas, he tenido reflexiones con toques de falta autoestima, que hacen pensar que yo soy el ser más toxico del planeta. Y si lo soy, se lo que tengo que hacer, si sirvo para critica adelante; en el mundo de algo tenemos que servir.

Créanme, por detrás de una mirada decidida y plena para alcanzar sus objetivos, por debajo de aquella sonrisa que a veces muestro, existe un ser tan vulnerable, tan herido, tan contrariado, tan solo. Y no aquella soledad física, una soledad que te carcome el alma y buscas la forma de salir de tu oscuridad. No me quiero hacer la victima, no estoy condoleciendome, se que es posible que ha muchos no les agrade tanto, ni a la gente que alguna vez fueron parte y es por eso que me abro para todos, para que de una vez se queden o se vayan.

Porque me parece tan idiota, la manera de alejarse de alguien por el simple hecho de no saber si en verdad te gustaba por completo y no tan solo a nivel de relación amorosa, sino también de amistad o en el ámbito familiar. Considero una falta de respeto, el expresarse mal de una persona por el simple hecho de que en su momento no llenaron tus supuestas expectativas y que ahora pregones libertad cuando pisoteas la del vecino.

No te llenan porque posiblemente no estés completo en tu interior (a manera emocional) y eso te espejea; el saberte vulnerable, el saberte vencible, el saberte sensible y el no querer ser. Por eso ya basta de hipocresías, ya basta de tanta palabrería, ya basta de perder el tiempo o tu tiempo. No vine a la tierra a ser un esponja que absorbe momentos, cada quien tiene un propósito y el mio, en mi presente, es escribir.

Estoy cansado, claro que soy diferente, claro que no embono en todos lados, no estaría precisamente aquí escribiendo todo esto, si así fuera. Que no te gusta como es mi avatar ya no es mi problema, cambia de canal. Que si no soy de tu agrado físico o de tu estima emocional, me tiene sin cuidado. He aprendido en estos días que la paz se encuentra en uno mismo y que la más sincera compañía eres tu.

Porque al final del día te tienes a ti. Tú con ese humor de la fregada, estresado, fastidiado, enojon, desesperado, con toda esa maldita sombra que te cargas, pero con una luz invaluable que solo los que se quedan y los que pasaron como estrellas fugaces (si es que pusieron atención), lo notan y lo notaron.

Quien se va es porque así lo quiso, lo peor es que te das cuenta que ni te necesitan como tanto se aparenta, ni tu necesitas de nada. Que el amor es algo mas allá de un para siempre (claro si es que se sabe amar), que la amistad se tiene a pesar de la distancia, que la familia esta ahí en los momentos crudos aunque no la quieras preocupar, pero todo fluye como un inmenso mar.

Pero que se puede hacer, si te olvidan por simplezas. Pareciese que nunca te pensaron, nunca te sintieron, nunca te extrañaron, nunca hubo amor… o quizá te hayas equivocado, pero como todo error siempre debe haber un culpable y ese culpable fui yo. Culpable de amar a manos llenas, culpable quizá de no poner atención, no haberme fijado en las señales hasta que termino por ser una decepción, pero agradezco todo hasta las experiencias que jamás hubiese deseado que ocurrieran.

Así que gocen lo que tengan que gozar, vivan lo que tengan que vivir, amen lo que merezca ser amado y que se ha de vuelta continua. Disfruten el aquí y el ahora, aunque sea en plena oscuridad, aunque se sientan hundidos, aunque se sientan vacíos, aunque ya no puedan más. Háganlo por el hecho de la esperanza, la esperanza de renacer de nuevo en un ser imperfecto que va puliendo sus imperfecciones.

Podré ser el hombre mas errado del planeta, un ser sin agrado ante tus ojos, un ser jodido y despreciado, un ser solitario, un ser con un corazón hecho pedazos que va pegando la herida con el pasar del tiempo, pero yo se quien soy. Y tú, ¿Sabes quien eres?

V. M. G. N

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *