Recuento

Él tenia un amor lleno de luz,
porque en ella veía el cielo,
lo veía en sus ojos color café,
en su sonrisa que iluminaba su vida.

Él sentía felicidad por aquellas calles,
calles tan simples, sin hermosura,
pero ella con toda su ternura, podía
llenar hasta los jardines más vacíos.

Él no podía creer tanto amor,
jardines repletos de girasoles.
Ella era como el sol, iluminada,
sus manos despedían calor que
abrazaba, a su fría soledad.

Él se sentía tan seguro, en paz
pensaba, haberlo conseguido todo.
Le entregó por completo el corazón,
ella lo amaba, tanto que se perdió.

Más a él se le olvidó, nada es seguro,
ningún amor, ni refugio, ni consuelo.
Ella se despidió, sin ninguna explicación,
sin darle alguna opción, se desapareció.

Pues ella se agotó, se fastidió,
hoy va por la vida amándose.
Él sólo se quedó sin entender,
se quedó con la culpa de ya
no poderla tener.

V. M. G. N.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *