Ventanales

Sus bellos ojos grandes,
¿Quién los podría ignorar?.
Son dos grandes ventanales,
son dos puertas hacia el mar.

Su alma repleta de luz,
ilumina un sendero sombrío,
entre nubes en el cielo azul,
como el sol, me regala brillo.

El brillo de sus labios,
labios cubiertos de miel,
que provocan una gran sed,
por querer probar su piel.

Quiero sentir su calor,
en este corazón mio.
Quiero perderme en amor,
como hojas flotando en el río.

V. M. G. N.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *