De madrugada

Lo sé, ya es de madrugada y tal vez
no quieras ser molestada.

Lo sé, a veces digo cada babosada,
que no es tan fácil de creer.

Lo sé, se lo has dicho a tu almohada,
en silencio y como si nada,
que hoy me quieres perder.

Tal vez lo que te escriba te importe poco,
que apagues el foco para no querer ver,
con letras y espacios, un amor hecho pedazos
que un día quiso pertenecer.

Pertenecer a tu mente, tu vida, tu tiempo,
cobijado en tu aliento, atrapado en tu corazón,
y ahora lo sé, una ausencia me aleja de todo lo que amé.

Y extraño esa esencia, un regalo de tus ojos,
cuando decías te amo mordiéndome los labios,
tus labios tan rojos, como esta sangre derramada
de un amor tan roto, confundido y loco que no sabe,
si es que alguien sabe… que ya te perdió.

V. M. G. N.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *