Bienvenida

Regresaste a mi vida,
me has devuelto el color y la alegría,
la razón de todas las cosas,
el verde de un junio entre hojas,
días de lluvia, el rojo de las rosas.

Regresaste y no se si para quedarte,
pero anhelo tanto el tenerte y no soltarte,
porque si lo hago; el abandonarte,
seria como perderme en la agonía de olvidarte.

Espero que me entiendas;
comprendas, cuanto me has hecho falta,
lamento escribirte como algo que resalta,
mi impaciencia al no dejarte de pensar.

Deseo besarte mas te lo diré al oído,
quiero saber si me he salvado de tu olvido,
tal vez de pronto sumergirme en la arrogancia,
en la esperanza turbia de amarte en silencio.

Te he echado de menos como no tienes idea,
la verdad es que me cuesta hasta dormir,
el insomnio por esperarte hace que vague mi mente,
te imagine de repente entre sabanas que te quieren tocar.

V. M. G. N.

mm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *