Elixir

Tan inexplicable, tan sorprendente,
apareciste para quedarte por siempre.
Te encontré tan tímida en mi mente,
dibujando un arcoiris tan sonriente.

Algo efímero como este escrito,
ha resultado nuestro encuentro,
un capítulo atrapado en un momento,
un sentimiento aparente y distinto.

Déjame llegar a conocerte,
mucho mas allá de la muerte,
pues la vida nos deja a medias,
nos hace saltar algunas piedras.

Quiero detener estos instantes,
en que puedo hasta mirarme en tus ojos,
al compás de tus labios rojos,
fundámonos en el elixir de todos los amantes.

V. M. G. N.

beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *