Errores: los sabios de la vida

Hoy no escribo para alguien o por alguien, sin dedicatorias que al final resultan ignorando, ni por que haya pasado algo extraordinario en estos minutos; escribo por la simple razón que me ha dado la gana expresarme.  No lo hago para darme aires (como algunos tienen por costumbre) de grandeza o de muy sabio, no lo hago con el fin de lastimar, ni de critica «constructiva» que es solo una burla a la inteligencia, no lo hago ni con el deseo de herir el ego u orgullo. Lo hago para que entiendan que al final de todos los errores que uno comete se aprende y demasiado.

Como dijo una vez el escritor irlandes George Bernard Shaw:

Una vida usada cometiendo errores no solo es más honorable, sino que es más útil que una vida usada no haciendo nada.

En efecto, he aplicado esa frase a mi vida y verán que no ha sido tan atroz como lo pensaba, aunque esos errores cuando los mezclas con la gente que te rodea, te muestran lo vil que pueden ser; su verdadera personalidad. Tal vez este echando en cara lo que me han hecho y ya estoy escuchando el cuchicheo de alguien por ahí que me tachara de infantil, pero la verdad en estos momentos me vale lo que piense. He pasado por peores cosas que su opinión controversial me da sueño. En fin, como les decía lo que nos pasa es parte de forjar nuestra personalidad, sin embargo, también lo que hacemos a su tiempo nos trae su enseñanza. Los errores son sabios y hacen que la vida tenga aventura, son como el postre que no pedimos en el restaurante; tan inesperados, tan deliciosos si los sabemos comer, pero desagradables si alguien mete su cuchara manoseandolos.

Le agradezco a esa gente que por tan poco se da a conocer y por mucho me dejan ver que sus sentimientos son vacíos. Prefiero estar rodeado de sarcasmo sin hipocresía, que estar repleto de gente que dice «apoyarte» o hasta «quererte» por que al final de cuentas te dan una patada en los bajos. Así es,  muestran su verdadero lado como los bancos cobrándose el interés. Por eso siento que es uno de los peores errores que he tenido fue conocer a este tipo de gente.  Lo agradezco de verdad que sin ustedes aun estaría cegado y aun creyera (como un niño cuando le dicen que tendrá una motocicleta para navidad) en personas que se visten como ovejas pero que son lobos rapaces. No creo en el karma pero es el siglo XXI y ya puedes creer de todo.

A ustedes que leen este escrito les digo: «No confíen del todo», tal vez la persona que tengas al lado puede ser también tu peor enemigo, claro hay de personas a personas y a nadie hay que etiquetar. El amor es un vinculo que une y hace feliz, pero también un vinculo enfermo que si no sabes controlar te vuelve una persona horrible, que destruyes lo poco que hay en una relación de amistad o de noviazgo. Claro la autoestima debe estar siempre presente pero por algún motivo decepcionara tu actitud. Mejor sin medias tintas, si vas a hacer sufrir a alguien hazlo, no solo amenaces con hacerlo y si por el contrario quieres dar todo el amor sin importar nada, hazlo; que puede llegar el momento en que no lo podrás hacer jamás.

V. M. G. N.

entrevista-a-kurt-cobain-gato

One thought on “Errores: los sabios de la vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *