Recuérdame

Mañana que despiertes, ahí estando
a la orilla de la cama, recuérdame como
alguien que lo perdió todo y entrego el
corazón.

Recuérdame como alguien con errores,
pidiendo perdón y que terminó por
aceptar tu decisión.

Recuérdame como un suspiro que se
convirtió en tormento, como un
momento, un relato con comas y
acentos.

Recuérdame si te da la gana y si no solo
entiérrame, como estas palabras que
salen de mi alma.

Como los recuerdos, aquellos a los que le
das la espalda y como el amor que se fue
con prisa, opacado, resentido, dolido y ciego.

Recuérdame algún día, si tienes espacio
de saber que existía, como alguien que te
produjo alegría, como un intento por ser
el amor de tu vida.

V. M. G. N.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *