Donde no se apaga el sol

Su sonrisa me delata,
me dilata la pupila,
me recarga hasta la pila,
de mi corazón de hojalata.

Su mirada tan divina,
es tan fina como arena,
ella me alivia la pena,
ella me salva de la ruina.

Solo ella me enloquece,
siento que crece una pequeña flor,
en un jardín tan frío y olvidado,
con sus abrazos le dará el calor.

Solo ella me transporta,
a un mundo donde no se apaga el sol,
la alegría se levanta como un girasol,
porque en ella se encuentra el amor.

V. M. G. N.

donde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *